lunes, 3 de noviembre de 2008

Literaria: Quiero leer?

El duro trabajo de la lectura. Para muchos es un calvario. Llevo cinco años trabajando con adolescentes y cada día me convenzo de que alrededor del 80% no lee. Puede que esta afirmación sea muy osada, pero según lo que visto no me queda duda.

Muchos de los alumnos de primer ingreso no saben leer bien. Cada vez que les pido que lean en voz alta algún párrafo se traban; hay momentos desesperantes en los que prefiero hacerlos callar antes que durar 10 minutos en unas cuantas líneas. Me doy cuenta de que cada palabra parece un choque eléctrico que no logran conectar con el siguiente y esos quiebres contantes hacen incomprensible la lectura.

Ahora bien, el sistema de estudios costarricense es rígido respecto a las lecturas asignadas para cada nivel (tanto de primaria como de secundaria) y hasta que no haya cambio de “ideologías”, de gobierno o simplemente de equipo de trabajo no se hacen modificaciones al programa de estudios en esta área. Estoy bastante en desacuerdo con esto. Las generaciones cambian, los modos de vida y sus expectativas. Las obras no son funcionales y aunque un libro trascienda más allá del tiempo, a esas edades me parece importante atrapar al estudiante en lugar de ahuyentarlo.

Los libros que nos heredan los viejos programas de estudio cada vez se alejan más de la realidad que viven los alumnos. No se trata de si un libro fue escrito en la época clásica, si es modernista, de vanguardia o contemporáneo, lo importante es que se despierte esa inquietud por la lectura.

Los hay de todo tipo (me refiero a los alumnos) Los hay que a penas se les asigna un texto preguntan si existe un resumen o película. Los que al leer en clases se brincan palabras o leen mal los acentos, los que esperan que se les pregunte el nombre del autor y de los personajes y olvidan que existe algo llamado comprensión de lectura. Los que preguntan cuán extenso es el texto y deciden abordarlo según el número de páginas.

Hay aspectos que juegan a favor o en contra de un texto. Para muchos el libro es atractivo gracias a la letra grande, al diseño de la portada, si se habla de sexo y si de paso hay una escena que se describa en forma explícita, lo mismo que las descripciones grotescas (gracias al Naturalismo), pero no pasa a ser, en la mayoría de los casos, una empatía estética.

Pocos son conscientes de la lectura y mucho menos les interesa conocer o aprovechar sus beneficios. Me gustaría que fueran capaces de reconocer un buen libro y olvidarse de los prejuicios que van adquiriendo desde la escuela: No se les puede hablar de poesía sin que piensen en una rosa, un suspiro o una pupila azul al verdadero estilo romántico de Bécquer. No se les puede hablar de novela porque exigen el número de páginas y esperan siempre el hada o el duendecillo de muchos cuentos clásicos.

Me pregunto dónde queda el placer de la lectura cuando se torna una exigencia, cuando no existen opciones y cuando es más importante memorizar nombres y espacios antes que realizar un verdadero ejercicio de criticidad.

Para mí lo valioso de la lectura está en que entre más se lee más se aprende, más se sabe, más se es. Pero si esto no se entiende como parte de un proceso de enseñanza y aprendizaje dejamos la victoria al hastío y la pereza que sobra decirlo, nos ronda cada vez más.

6 comentarios:

Cristina VR dijo...

Totalmente de acuerdo! :D

Rivera dijo...

Yo también estoy totalmente de acuerdo. Es increíble como es que uno nota cada vez más la falta de interes por la lectura.

Yo tengo la suerte, que cada vez me parece más mala que buena, de estar rodeado de "profesionales" la mayor parte del día, y uno nota problemas de redacción terribles, palabras mal escritas por montones, y al ser interrogados la respuesta que siempre escucho es: "es que no me gusta leer".

Parece ser una contradicción en si misma que profesionales que uno supone "cultos" no terminen siendo más que incultos instruidos, y lo que más lamento es que cada vez más y más de ellos tendrán hijos a los que les heredarán ese miedo y asco a la lectura, pues es mejor el TV.

Aún cuando el sistema educativo de Costa Rica es la mediocridad hecha realidad, la responsabilidad es ciento por ciento de los padres. No es posible que la visión de un "adulto responsable" de este país deje exclusivamente en las manos de los educadores la responsabilidad de la enseñanza.

El papel de los educadores y de la educación misma se ha malinterpretado. El educador debeía de ayudar en el proceso formativo que se da en el hogar, pulir herramientas como la lectura y cultivar en ellos el amor por la educación en especial la lectura, porque nadie que lea puede ser un inculto.

Como dirí José Martí "Ser culto para ser libre"

El Heroe dijo...

¿Por qué no adoptar un sistema donde el alumno tome una lectura a su gusto? Me parece una lastima la apatía por la lectura, dicen que el que lee es como el que viaja. El profesionalismo de una persona estudiada se manifiesta mas claramente en su cultura.

Sathyr dijo...

En el colegio uno como estudiante le toca batallar con mas de un monstruo, ya sean los compañeros, los mismos papas, el profe de "reli".. en fin tantas cosas que le pueden "afear" a uno la estancia en el colegio.. recuerdo que cuando estaba en el colegio no leia mucho que digamos, cuando llegue a la U, ya tenia una necesidad de solventar la busqueda de algo mas alla, ahi fue cuando descubri un poquito de lo que nos ofrece leer un libro solo por el solemne placer de leerlo.
En el presente me toca trabajar 8 horas al dia, leo bastante por que paso pegado a una maquina mas de 50 horas a la semana, pero como la lectura real de agarrar un libro y tragarselo, eso no lo he vuelto a experimentar.
Este tema sera un proposito para mi proximo año, comprar libros y leerlos por solo el dichoso placer de hacerlo.
Muy Buen Post !! XD

Claudia dijo...

ciertamente las personas ya no leen, muchos esperamos a que salga la película, pero no se cuál sea la situación del sistema educativo costarricense, en el caso mexicano, me parece que debe hacerse una revisión al currículum, para hacer a los alumnos atractivo el acercamiento a los libros y al descubrimiento de la literatura

Sexo de perfil dijo...

Hola, tengo 8 años dando clases de Literatura a nivel universitario a jóvenes de entre 17 y 30 años.

Nuestros jóvenes hoy en día no decodifican el signo impreso si bien decodifican a la perfección el signo gráfico.

Hoy en día se cultiva la cultura de la imagen a través del cine y TV. Muy bien se puede trabajar al contrario. Primero que vean la película o el programa y después se aborda un texto alusivo para establecer nexos o estudios comparativos escuetos.

Mis alumnos han hecho maravillas con Crepúsculo, Drácula y El Perfume.

Y si los pones a dar conferencias a la comunidad en torno a la importancia de leer, pues se involucran con el proceso.