miércoles, 2 de julio de 2008

basta de mierdas: La religiosidad de la pornografía.

Yo creo que a las religiones no se las mata y que no me vengan a joder ahora los filósofos ni los religiosos ni los ateos. Es más, en estos últimos años he llegado a pensar que la Internet y la pornografía iban a mandar a dios a ocuparse de sus cosas en el limbo y a dejarse de hinchar las pelotas a los pobres, pero no. Ahora creo que con la religión no se puede y hasta dios se masturba pensando en que algún desprevenido le va a llevar la corriente, ¡y con una buena película porno casera! Me explico: acá lo más jodido es el sexo. Lo demás es pura blableta y tanto que jodieron con esto ahora se van a aguantar la religión porno.

Ya lo dijo Madonna en alguna película: ¿erotismo o pornografía? ¡Pornografía!

Desde hace diez años que me dedico a esta boludez de andar con las computadoras y con el auge del Internet andaban todos con las fotitos de culos, tetas, alguna que otra pija (vamos, todos hemos recibido por mail la foto del negro pijudo, el tal Motumbo). Luego, a medida que la conexión se hacía más rápida, todo el mundo andaba con los videítos. Que una chupada de pija, que un coito anal… hasta apareció el video de la Cicciolina con el caballo apestoso que era del tiempo del pedo. Hoy en día lo que veo cada vez con más continuidad son los videos caseros y esto porque cualquier aparatito que usted adquiere fácilmente filma. Nomás falta que venga una batidora con filmadora y bluethoot, a pilas y con memoria micro SD por si a usted le da por cojer mientras prepara la torta de cumpleaños de su sobrinito.

El otro día vino una morocha flaquita de unos treinta y pico que no estaba nada mal con su notebook para que la revisara. La revisé, claro, y encontré un video de ella haciendo una mamada. Luego una de cerca de cincuenta, algo descangayada, pero también tenía material casero, esta vez en fotos: la cara de ella con una verga en la boca. Muy bien, así estamos: me gusta cuando la gente se muestra y ahora van a venir los poetas, esos vagos, a joder con el tema del erotismo que, como dijo Madonna, es una mierda.

Claro, así como esto se está poniendo caliente con tanto aparato y conexión, están las histéricas que ante la menor duda se operan las tetas. Esto es cosa de poetas, sí. El erotismo es cuando usted piensa mucho y hace poco o nada: típico de intelectuales (claro, los que hacen los implantes de siliconas han estudiado y se las saben todas). Ahora las niñas se operan las tetas. La del quiosco de al lado se las operó y nadie sabe para qué carajos. Yo creo que de tanto vender goma de mascar se ha familiarizado con el producto, mas me estoy saliendo del tema: la mina es una histérica y todos en el barrio sabemos que antes cojía más que ahora. Las mujeres se operan las tetas para que las miren, no para cojer; que no me mientan estas locas.

Claro, ahora van a venirme los abogados a decir que la pornografía conlleva al abuso de menores y yo, rápidamente, voy a señalar que eso es como suponer que si usted fuma marihuana el día de mañana se me va a tomar cinco gramos de cocaína y va a salir a la calle con un AK-47 a matar gente. Que no me jodan, pues.

Nuestra religión porno es educativa, desinhibidora, justa, calentona y técnica: basta de la florcita, el vestidito, regalar un anillito, la caidita de ojos, el escote, el físico, el culo, las tetas. Lo que tiene el porno es que usted, cuando no sabe qué carajos regalar a su pareja, le lleva un juguetito y un video. Usted puede invitar a sus amistades a casa a cojer en grupo o decir a su pareja que se la chupe como en el video sin problemas.

La pornografía es como un cuento de Hitchcock: nos da todas las pistas aunque no las veamos. Acá no se trata de hacerse una paja. Si usted está leyendo es porque puede asimilar lo que lee y de la misma manera en una película usted puede asimilar lo que ve y sacar sus conclusiones, cosa que en lo erótico no sucede porque no hay explicación. El erotismo es como las novelas pelotudas que terminan cuando se casan los protagonistas, ¡qué vivo! Si cualquier pendejo se casa, yo miro la novela para saber cómo mierda les fue a los tortolitos, yo quiero ver resultados y no la pavada de si era el hijo del tío Romualdo que estaba vivo y resultó que estaba muerto y dejó la herencia a la sirvientita puta que se casa con el que corta el pasto, no.

Veamos que hay material de diversas calidades pero a nosotros eso no nos interesa porque el porno es el que queremos practicar y no observar. Pero: ¿por qué suele verse que en las películas el tipo generalmente termina haciéndose la paja? ¿por qué los hombres suelen relojes y las mujeres suelen no quitarse esos tacos altos incomodísimos y peligrosos? ¿por qué tanta escena lésbica y ninguna entre hombres homosexuales (hablando del porno no-gay, claro)? Bueno, doy mi punto acerca de estas preguntas, pero si ustedes se fijan encontrarán más interrogantes, porque los hay a montones. Decía: el tipo se hace la paja porque es evidente que lo que está haciendo no le sirve así como podría no servirnos a nosotros los pendejos (además de mostrarnos, claro, una tonta eyaculación que nadie se cree). Los relojes y los tacos finos son símbolos fálicos y femeninos respectivamente (esto es la pendejada del erotismo y acaso una cosa pacata) y en cuanto a la aparición de escenas lésbicas, bueno, supongo yo que la mujer es más abierta mentalmente que el hombre a ciertas experiencias, quiero decir que si usted es varoncito tal vez le moleste que en su película aparezcan dos tipos chupándose las pijas para regocijo supuesto de la señorita en un también supuesto trío mientras que ellas, acaso más acostumbradas a observar cuerpos femeninos (empezando por los propios y terminando por comparar a los ajenos con los propios), captan la acción desde otro punto, acaso más franco.

En fin, esto se soluciona haciendo porno casero. La religión porno que se viene, que está entre nosotros ya está solucionando estos problemas de la boludez de los tacos, los labios pintados, las tetas de plástico y los tipos que se pajean para eyacular. Filmemos nuestros videos y subámoslos a la web (busquen sitios y los encontrarán) o aunque sea mostrémoslos a nuestros amigos; basta de anoréxicas tetonas y de deportistas adictos al viagra; basta de peinados, de cenas románticas, de vestidos, de autos caros, de tatuajes; basta de poesía (queremos cojer, no lo olvidemos); basta de “alargue su pene”; basta de sementales, de cenicientas y de prostitutas que pretenden meternos en la cabeza un sexo que no es nuestro como si fueran los curas católicos o los asquerosos de los musulmanes; y, como digo siempre, basta de mierda.

5 comentarios:

Claudia dijo...

no manches, yo creia que al reparar un pc, no se les antojaría curiosear los archivos. que impactación!

bueno como sea es muy cierto eso quemencionas, el buen sexo nuestro de cada día, por fortuna, no tiene que asemejarse a la pornografía típica y carente de imaginación

iolanthe dijo...

Bueno Claudia, el ser humano como los felinos se muere de curiosidad, creo que es normal, pero por si acaso no tengas vídeos porno caseros y que menos se lo lleves al Guille.

Hay una nueva tendencia de hacer cine, no porno diría, más bien erótico, no tampoco, que luego dicen que basta de mierdas. Un cine sensual-sexual hecho por mujeres que odian esas pautas impuestas por el cine porno masculino del látex, los tacones y las pajas al final de la peli que como ya sabes como terminará, la eyaculación, puedes apagar el televisor. Son feas las pelis porno y aburridas, por eso un vídeo porno casero es más entretenido, lo ves más natural y te ríes como si fuera una comedia, porque el que se pone se expone, que conste.

Saludines, por cierto, y ahora ¿cómo hago yo mi columna erótica?.

xwoman dijo...

Lo bueno es que tenemos la solución a mano!

Esto de la pornografía bueno, a mí me aburre y la verdad a veces no sé distinguir entre lo erótico y lo pornográfico, parece que hay una línea muy delgada. Yo me inclino por...lo que satisfaga y aporte. El resto es basura.

Yo por suerte tengo el técnico en casa.

;)

Claudia dijo...

ahora comprendo
yo creia que los chicos de la cuadra no me pedìan autógrafos por confundirme son la hayek

No te confíes marce, los técnicos de cabecera son los mas peorsotes

Rivendell dijo...

Al parecer el término pornografía nos habla de la "descripción de una prostituta"...
Esto es exactamente lo que creo nos manifiestas, basta de descripciones: ¡a joder!

Quizás la religiones que nos muestran, solo aspiran a eso, una extraña imagen de una supuesta realidad trascendente. Quien nos va a decir a nosotros como humanos lo que es la trascendencia si jodieramos a diario como nuestro ser decidiese...

¡Basta de imágenes! Seamos reales.

En el Génesis esotérico el árbol de la serpiente simboliza el bien y el mal donde Eva y Adán deben beber para adquirir conocimiento, tras lo cual se tapan con hojas de higuera...

El árbol como imagen une cielo y tierra, si no te alimentas de él las ramas ocultarán el bosque y te impedirá ver la luz del sol. La mera contemplación de la imagen solo oculta, enmaraña nuestra filiación "per se" con lo trascendente simbolizado en la fuerza del sol.

Defiendo que el verdadero cristianismo se basa en el paganismo (aprox.) cuyo culto se rige según leyes naturales, frío-calor, día-noche, me excito (me gusta)- no me excito (no me gusta)... :)

Rivendell

Saludos a tod@s